En los últimos años, las Terapias Holísticas o Terapias Complementarias, mal llamadas Terapias Alternativas, se han convertido en un aspecto muy importante en la búsqueda de bienestar integral en muchos países.

Iniciemos por definir qué son éstas: “Son consideradas Terapias Complementarias, aquellas que no desempeñan una función principal dentro de los Sistemas de Salud Médica”, aunque cada vez son más los profesionales de la salud que están tomando a estas Terapias, como una manera benéfica para la recuperación de diferentes padecimientos, en sus pacientes, con resultados sorprendentes.

Quiero dejar en claro que éstas terapias no son substitutos de los tratamientos médicos, si no un complemento basado en la integración de todo lo que somos, cuerpo, mente, emoción y energía/espíritu. Sabemos que hace miles de años muchas de estas terapias eran utilizadas en Oriente y también, por nuestros ancestros indígenas. Ahora la ciencia, reconoce y avala estas prácticas.

Cabe mencionar que para recurrir a dichas Terapias, no necesariamente tenemos que padecer alguna enfermedad, también el uso de las mismas de forma cotidiana, nos ayudan a mantener una vida de calidad y armonía.

Antes de participar en cualquiera de éstas u otras terapias, ten en consideración que en un proceso de transformación, de malestar a bienestar, la herramienta principal es tu disposición a cambiar.

  • No asistes a una Terapia porque estas mal, sino porque quieres estar mejor, y esa, debe ser la aspiración diaria de todo ser humano.

    Juan Ordóñez