Por Juan Ordóñez

Para finalizar esta serie de las parejas, tenemos que caer en la siguiente reflexión: “Las relaciones de pareja son para mejorar, nosotros mismos, como personas”. Y no porque estemos mal, si no porque la aspiración diaria de cualquier ser humano debe de ser ésta: ser mejor persona que ayer. Lo que sea que esto signifique para ti.

Porque al ser mejor expresión que ayer, hoy notarás que todo tu entorno cambia y mejora.

Una relación de pareja sana, es entre dos, mitad + mitad = a unidad, es una relaión donde hay participación equilibrada para mejorar la vida de los dos. No para satisfacer la de uno solo. Ya que no se trata de competir, ni de controlar, ni de ver quién está bien o quién está mal.

Si no estás a gusto, sufres, no puedes dormir, no comes, etc., pon atención a esa parte tuya que te está avisando que por ahí no es, sé que es dificil pero recuerda, el dolor es inevitable, el sufrimiento es una elección. Si no lo paras tú, el universo lo hará por ti en forma de conflictos severos y/o enfermedad.

Entonces, si tomamos todo lo anterior en consideración, la pregunta inmediata y lógica es: ¿Cómo manifiesto una relación sana?.

Comienza por mejorar la relación contigo mismo(a), esto toma tiempo, pero será un tiempo muy bien invertido. Algunos autores te sugieren que traces planes, visualices los detalles, que inclusive pongas fecha y hora, pero yo me he dado cuenta que eso sólo genera expectativas y los lleva, si no al mismo punto, a uno peor del que se encontraban. Pues la mayoría hace esto sin un trabajo personal, lo realizan como una fórmula y no es así.

Para que vivas una relación sana de pareja, es decir, para que en tu vida se presente esa otra mitad llena de amor, tú debes de tener lo mismo, recuerda que se trata de equiibrio, de vibración, si no vibras en esa frecuencia, aparecerán los que vibren igual que tú y esa experiencia vivirás. No es tan malo, recuerda que toda persona que se acerca a ti, es para eseñarte un aspecto de ti que no has reconocido y/o sanado.


Por lo que si en el inter de tu trabajo personal, llega alguien, te sugiero que lo veas, no como tú último camión, si no como el maestro(a) que trae la lección que necesitas y que está dispuesto a enseñarte con cariño, sin conflicto, sin traumas, sin sufrimiento. Aprovecha esa oportunidad para deshacerte de las viejas creencias, de esa carga emocional negativa que has guardado durante mucho tiempo, literalmente, tirando la basura, y no sólo la basura interna, si no la externa, ya sabes, “el pañuelo que me regaló cuando nos hicimos novios”, “el popote con el nos tomamos juntos un refresco”, “las cartas (ahora emails) que me enviaba”, etc., todo eso es energía estancada, y por desgracia trae a ti desequilibrio, aunque no estes constantemente revisando esos objetos/recuerdos, están ahí, y te tienes que deshacer de ellos aún cuando sea el anillo de diamantes de su tía Carlota, claro, lo anterior aplica si la relación terminó mal, porque si el fin fue equilibrado, no hay energía estancada. Tú decide.

Pero en general, tienes que hacer las paces con tu ayer, para que hoy vivas en armonía y mañana veas el fruto de tu inversión.

La relación sana que anhelas, ya existe, pero para que la veas, tienes que ponerte en el canal adecuado, si te la pasas “rumiando” tu tristeza y tus penas, te alejas de tu meta. Hay que tener Fe, ser constante y perseverante, requiere de compromiso, el compromiso contigo por ser mejor persona, por respetarte, por amarte. Dios, el universo, la inteligencia infinita o como quieras llamarle, no te trajo a este mundo a penar, te trajo a disfrutar, por eso te digo que el sufrimiento es una decisión. Recuerda que el enfoque lo es todo, define tu actitud. Tú eres el amor, luego llega su igual en la cara de otra persona. Nadie te lo da, nadie te lo quita, vive en ti, ha estado ahí, sólo que a veces no nos queremos dar cuenta.

Recuerda, cualquiera puede cambiar, pero pocos evolucionan. Este es el mejor momento de tu vida para que evoluciones, no te quedes con un simple cambio, no te quedes en el “ya merito”, vive la intensidad de todo tu amor, mírate al espejo y reconócelo, el amor, está ahí frente a ti, ¿qué esperas para tomarlo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Name *