Por Juan Ordóñez.

Las actividades laborales consumen desde una tercera parte de nuestro día, hasta la mitad del mismo, de modo que invertimos gran parte de nuestra vida en realizar dichas actividades pero, ¿Por qué? Tal vez sea la necesidad, el gusto por la actividad que desempeñamos ó el mantener ciertos lujos lo que nos empuja a realizar esta gran inversión, cualquiera que sea el motivo a esto se le llama motivación.

Al hablar de motivación laboral, lo común es pensar que ésta se encuentra determinada por los beneficios, especialmente monetarios, que se reciben al cumplir con el trabajo durante el tiempo establecido. Sin embargo al hablar de motivación laboral, intervienen aspectos mucho más complejos, que deben ser tomados en cuenta por todos los integrantes de la organización.

Factores de motivación

Primero se encuentran como ya se ha mencionado; las metas y/o necesidades personales del empleado, que son su principal fuente de motivación, incluso en condiciones adversas, por otra parte la personalidad del individuo, su cultura, el sistema de creencias y valores que posee, todo esto responde a un concepto de auto estimulación. El empleado es un ser complejo, con sus propios intereses y necesidades, por lo tanto la empresa debe dotarlo de estimulantes externos.

Para que el empleado tenga un óptimo rendimiento durante sus actividades es importante que se encuentre en un ambiente adecuado, que lo haga sentir cómodo, que la cultura organizacional no afecte su sistema de creencias, que exista un interés por parte de la empresa en su desarrollo personal, y lo ayude a alcanzar sus metas. Esto fortalecerá esa relación simbiótica entre el empleado y la organización.

Dinámicas de motivación laboral

Es de gran utilidad informar a los empleados sobre la historia de la empresa y el rumbo que esta sigue, así el empleado sabrá hacia donde se dirige al formar parte de la organización.

Mencionar los valores y la cultura organizacional que tiene la empresa, también es importante, ya que de esta manera el empleado podrá decidir si estos son afines a los suyos.

Crear un ambiente agradable y adecuado para todos ayudará a que el empleado se sienta cómodo, realice sus actividades a tiempo y de manera eficiente.

Incentivar a los empleados, con bonos y reconocimientos también ayuda a mantener motivada a la fuerza laboral, ya que el empleado sentirá el reconocimiento de la empresa a sus esfuerzos.

Capacitar al empleado ayudará mejorar el desempeño de sus actividades, y lo hará sentir pieza importante de la organización.
Realizar actividades de recreo para los empleados y sus familias, mejorará las relaciones entre los mismos, al mismo tiempo que disminuye la tención y el estrés.

La importancia de la motivación en el trabajo como en cualquier aspecto de la vida es; que nos ayuda a lograr lo que nos proponemos. Ya sea debido a agentes externos ó internos, el mantenernos motivados nos brinda un estado de constante movimiento, estado necesario para que sucedan las cosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Name *