Por Juan Ordóñez

responsables

No existe “la fórmula”, “la receta” o “el método” para vivir una vida equilibrada, no importa que autores sigamos, cuantas conferencias escuchemos o a cuantos cursos asistamos y mucho menos cuantas cosas compremos o nos tomemos, no hay. Lo que sí hay, es el hecho de que si queremos un mundo mejor, debemos empezar por ser mejores personas nosotros mismos.

Es por esto que desarrollé esta serie titulada “Haciéndonos Responsables” con el simple fin de que al término de la misma tengas la información suficiente para crear tu vida de la mejor forma posible, y ésta es la que tú consideres, recuerda que no hay método, claro está, haciéndote responsable de cada una de tus creaciones. Y que mejor momento que este, el actual, para esclarecer un poco más esta visión, más que del mundo, de la vida misma, que nos permita caminar nuestro día a día, ligeros, equilibrados y con la certeza de que cada paso que damos nos acerca más a nuestro objetivo y misión personal.

Esta serie estará compuesta de 4 partes, e iniciaré por esclarecer algunos mitos de percepción acerca del ser humano y de su existencia, estos fueron tomados de teorías, sí teorías que nunca fueron probadas y que dimos por hechos, basando nuestro desarrollo, físico, mental, social e intelectual en ellos, ahora se ha probado que son falsos, aún cuando hay quien los sigue defendiendo a capa y espada.

Ciencia de vanguardia provee en la actualidad respuestas profundamente diferentes que sin duda cambiarán la forma en que percibimos la realidad y nos colocará en una posición optima para cambiar nuestro futuro. ¿Y no es acaso eso lo que siempre hemos querido?

Mito # 1: Vivimos en un universo mecánico.
Según esta creencia, nuestro cuerpo es una máquina física, por lo que mediante la modificación de las partes de esta máquina se puede modificar la salud. Como una máquina física, nuestro cuerpo sólo responde a las «cosas» físicas, como los químicos y drogas, así que mediante el ajuste de los fármacos que modifican nuestra maquinaria, los médicos pueden modificar y controlar la vida. Gracias Newton.

Mito # 2: Los genes controlan tu vida.
La esencia de esta creencia te dice que literalmente eres víctima de tu herencia. Que no puedes cambiar tus genes, significa que tu vida está predeterminada, y por lo tanto tienes muy poco control sobre tu salud. Si tienes suerte, la medicina moderna encontrará el gen responsable y será capaz de alterar, o idear algún otro tipo de droga para modificar la química de tu cuerpo. De lo contrario, “lástima Margarito”, mejor suerte para la próxima.

Mito # 3: La vida se basa en la supervivencia del más fuerte.
Viene de la creencia en la teoría Darwiniana de que la vida y la evolución se basan en la supervivencia del más apto o el más fuerte. Innumerables modelos sociales se han desarrollado bajo esta creencia. De aquí la idea de que la vida es una eterna competencia y una lucha por la existencia que sigue por siempre.

Mito # 4: La vida se desarrolló como un proceso aleatorio.
Otra teoría de Darwin. La importancia de este mito es que, basado en él, no tienes ningún propósito aquí, y los seres humanos estamos desconectados de nuestro entorno. Afirma que llegamos aquí por accidente, y como la humanidad fue accidental, los seres humanos no tienen ningún propósito real aquí en el planeta Tierra. Felicidades Darwin por ya más de 200 años de tus teorías, en serio.

Después de leer estas creencias y/o mitos te debes de sentir como aquellos viejos teléfonos públicos por la cantidad de veintes que te deben de haber caído, igual me pasó a mí, y sin embargo no quiere decir que yo tenga la razón, es por esto que presento esta serie para que puedas discernir y tener nuevas perspectivas que te ayuden, bajo nuevos paradigmas, a dejar de ser víctima de las circunstancias y empezar a ser creador consciente de tu vida.

Entonces, ¿Qué significa ser un creador consciente? Puedo empezar por decirte que es lo que no significa, no significa que seremos capaces de usar nuestra mente consciente en una forma que no ha funcionado antes, es decir, nuestras afirmaciones comenzarían a dar frutos como, “¡Elijo ser rico!” y voalá, tengo millones en mi cuenta de banco. Bueno fuera.

Has estado creando tu experiencia/realidad, te guste o no, durante mucho tiempo. El “problema” es que ha sido creada inconscientemente. Tu mente subconsciente está llena de programaciones, decisiones y creencias como las mencionadas con anterioridad, que te impiden tener lo que deseas con la mente consciente. Hay muchos programas que limitan y controlan tu habilidad para crear conscientemente. Estos programas fueron puestos ahí por tus padres, maestros, familiares cercanos, sociedad, raza, religión, etc.

Hey, pero no eres una víctima. Tienes completa responsabilidad en este proceso y es en este simple acto de “consciencia” en donde comienza la magia. Pues, haciéndote responsable de tus acciones estarás más dispuesto(a) a aceptar las consecuencias que esas acciones traigan consigo y dejarás de culpar a otros por ellas.

Para poder superar esta condición, veremos a continuación cómo funciona el proceso de manifestación y el tipo de creencias que conducen al equilibrio en lugar del caos.

Con el advenimiento de la física cuántica, los científicos se han dado cuenta de que el invisible reino inmaterial es mucho más importante que el material. De hecho, tus pensamientos (reino invisible inmaterial) pueden moldear tu entorno de una manera más profunda e impactante que lo que la materia física puede.

El mismo Einstein decía: «El campo es el único y absoluto gobernante de la partícula”. Lo que significa que la energía invisible es la que rige a la materia (el mundo físico) y no al revés, como lo aseveran las creencias mencionadas al inicio.

Así, la nueva ciencia nos lleva de regreso en el tiempo y nos muestra que tus pensamientos, tus actitudes, tus creencias, y el medio ambiente invisible que te rodea, intervienen primariamente en la conformación de tu vida antes que cualquier cosa en el mundo físico.

¿Qué significa esto? Esto significa que no estás controlado por tu composición genética. Sino por la respuesta de tus genes al entorno (qué genes se activan «on» y cuáles se desactivan «off») y esto se determina principalmente por tus pensamientos, actitudes y percepciones. Esto te pone en la silla del piloto, porque si puedes cambiar tu percepción, puedes dar forma y dirigir tu lectura genética y/o tu vida.

Vemos entonces que la evolución no se basa en la competencia, sino en la cooperación. Esta es una diferencia profunda, y nos dice que si queremos evolucionar como especie, debemos dejar de competir, y empezar a reconocer nuestra coherencia, que hemos evolucionado para vivir como una comunidad armoniosa de personas, que vivimos en este planeta como una entidad viviente llamada humanidad.

Desde esta perspectiva, te das cuenta de que la función primordial de tu existencia aquí en la tierra es la de crear armonía y estabilidad dentro de tu entorno.

La relevancia de estas revelaciones para el mundo en que vivimos, es que nos regresa el poder sobre nuestro ser. La percepción actual es que somos víctimas de las circunstancias y sin control de nuestra vida. Si crees que eres una víctima, te conviertes en una. Cuando cambiamos nuestras percepciones, podemos llegar a ser maestros. Aquí es donde dejamos de reaccionar y volvemos a tomar acción. Acción responsable, sin culpas ni apegos. (Continúa)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Name *