Por Juan Ordóñez.

Líder, es una palabra que dentro de nuestra cultura, ha adopta un sentido de importancia muy susceptible de ser mal interpretada, su origen surge del latín “leit” cuyo significado es avanzar o ir hacia delante. Siendo una palabra de la que todos tenemos noción y de uso cotidiano, principalmente en lo que respecta a las organizaciones y los negocios, muchas veces no sabemos distinguir el verdadero rol del líder, ni los problemas que puede causar la falta de este conocimiento.

Al escuchar el término líder suele pensarse en estatus, poder, gloria, dinero, etc., sin embargo nada está más lejos de la realidad, si por un lado es verdad que los grandes lideres son recordados, nada hubiera sido posible sin el apoyo de su equipo y el ejemplo que éste significó para ellos. El líder surge de la necesidad de organizar, movilizar, motivar y mantener unido a un grupo, para el cumplimiento de las metas y objetivos, en beneficio de todos. Ellíder integra.

En el caso de las organizaciones, los gerentes suelen encargarse de ésta tarea, sin embargo no todos los gerentes son lideres, ni todos los lideres son gerentes. Existen lideres populares sin cargo, que son seguidos por su carisma y la empatía que proyecta hacia sus compañeros, también está el líder visionario; que se ocupa de crear estrategias, el líder autocrático; quien ostenta todo el poder de decisión en su voluntad, el líder democrático; quien hace partícipe de las decisiones a todos los miembros del grupo, entre otros.

Todos los tipos de liderazgo tienen cabida dentro de la organización, la asignación depende de diversos factores, tales como las metas, el área, el perfil de los colaboradores, etc., lo importante es ubicar al líder correcto en el lugar adecuado.

El problema se da cuando se ubica en puestos de liderazgo a personas que carecen de esta capacidad, entonces las actividades se entorpecen, la motivación en el equipo tiende a bajar e incluso puede llegarse a conflictos internos a causa de intereses individuales y desacuerdos.

¿Cómo surge un líder?

Todos poseemos características que nos diferencian del resto de las personas,  estamos dotados de una esencia y de una personalidad; influenciada por el medio en el que nos desarrollamos, bajo esta misma formula surgen los lideres, no existe un patrón de personalidad definitivo en ellos, el medio que los formó puede ser muy distinto, pero está claro que son personas equilibradas dentro de las características que definen su personalidad, precisamente es ese equilibro el que les da la capacidad de liderar a un grupo determinado.

De acuerdo con el eneagrama (herramienta utilizada por la psicología para conocer los tipos de personalidad), existen nueve formas diferentes de ver la vida, nueve tipos de personalidades, ninguna mejor que otra, que influyen en la forma en que manejamos nuestros problemas. En base a eso es que surgen los diferentes tipos de liderazgo, que como ya se mencionó, no se trata más que de una persona en equilibrio, donde el individuo ha aprendido a potenciar las habilidades propias de su personalidad y a fortalecer los puntos ciegos de la misma.

Integrar el conocimiento de los tipos personalidad a la necesidad de la empresa por nutrirse de talento humano, es una buena razón para que los lideres dentro de una organización utilicen el eneagrama como herramienta, y de este modo conseguir un trato eficiente con los colaboradores bajo su cargo.

Esta herramienta nos habla como ya se ha mencionado, de la existencia de nueve personalidades interrelacionadas entre si, en donde cada persona tiene pinceladas de todas pero una es la domínate, la cual rige las actitudes las habilidades y los defectos, sabiendo esto el líder pude determinar la personalidad de cada uno de los miembros de su equipo, para motivarlos del modo adecuado y sacar a flote su talento, lo que lo convertiría en un líder holístico.

El eneagrama se representa por una serie de figuras geométricas sobrepuestas que forman un mapa, con flechas que parten de cada personalidad hacia el resto, siendo esta la relación entre cada una, dependiendo de la formación del individuo y el nivel de equilibrio que posee.

Evaluar el nivel de equilibrio individual y del equipo de trabajo será de gran utilidad para el líder y para la empresa en general, permitiendo que se le brinde el apoyo necesario a cada persona para equilibrar su personalidad, pues un buen líder sabe que la fuerza de un grupo se mide por su eslabón más débil.

Un líder holístico sabe trabajar con lo que tiene, aprovecha a máximo los  recurso, principalmente su capital humano, pues no trata de cambiar la personalidad de los miembros de su equipo, sino que sabe hacer uso de sus habilidades individuales, proyectando a cada miembro en donde éste sea capaz de desempeñarse mejor.

El tratar de cambiar a las personas es una tarea ardua, muy desgastante, que toma mucho tiempo y es en la mayoría de las veces infructuosa, pues para muchas personas es muy difícil cambiar su personalidad, esto el líder holístico lo sabe, y en vez de eso, los incentiva para sacar lo mejor de si.

Ser líder es una tarea más dentro de la organización, no debe ser confundida con aspectos superficiales, todos los colaboradores poseen un papel relevante, a ninguno debe de restársele importancia, los niveles de responsabilidad dan lugar a la jerarquía, que comúnmente es confundida con estatus y de allí que a todos les interese ser líderes.

Sin embargo, todos podemos ser lideres, para lograrlo debe haber coherencia entre lo que somos y lo que proyectamos, debe existir armonía entre nuestra esencia y nuestra personalidad, así como la convicción de involucrarnos con las metas, más que cualquier otro miembro del grupo.

2 thoughts on “El líder

Responder a admin Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Name *