Por Juan Ordóñez

¿Deseas crear un espacio tranquilo e inspirador para rituales como la meditación, yoga o simplemente relajarte? ¿O sólo un lugar en tu casa que te ayude a sentirte más conectado(a) a lo que es importante en tu vida?

Crear tu propio espacio sagrado te permite expresar tu necesidad humana por un alimento espiritual constante. Ya sea en casa, en el trabajo o en otro «tercer espacio», como una habitación de hotel cuando viajas, todos se pueden beneficiar de crear espacios donde eligen intencionalmente lo que les rodea. Tu espacio sagrado puede contener un sólo objeto, tal como una estatua, una escultura o un altar privado que colocas en forma deliberada en una ubicación especial, o puede ser un cuarto completo, un jardín o incluso tu casa completa arreglada con muebles, objetos o decoración que tenga un significado especial para ti.

Debe ser un lugar para renacer y para renovarse cada día, un lugar en el cual hallar descanso. Se trata de dirigirse hacia tu interior y acercarte a lo que está en tu corazón. Algunos autores nos ofrecen estos consejos de uso de decoración, iluminación, esculturas, altares, muebles y demás para conectarte de manera más tangible con el lado sagrado o espiritual de tu ser.

Comienza con lo que «sagrado» o «espiritual» significa para ti.

Tu definición de lo que es sagrado es tan individual como una huella dactilar. Pero a diferencia de una huella, tus ideas personales y expresión de lo que es sagrado evolucionan y cambian con el tiempo. Si «Dios está en los detalles», como dice el dicho, los lugares en los que vives y trabajas deben también ser parte de tu espiritualidad. Y eso ayudará a sentirte más centrado(a), aterrizado(a) y feliz.

Decide lo que quieres de tu espacio sagrado. Antes de comenzar, piensa en lo que estás buscando y decide cómo quieres usarlo.

Podría ser para:

  • Crear un santuario privado para la meditación y la oración, o simplemente para una reflexión en tranquilidad.
  • Encontrar serenidad mientras estás en casa.
  • Invocar el mismo sentimiento cuando estás de viaje al visualizar tu espacio sagrado en casa.
  • Compartir espacio para conectar con otros, o para rituales y ceremonias.
  • Co-crear un altar familiar que continuamente evoluciona con contribuciones espontáneas de cada uno de ustedes.
  • Profundizar la intimidad a través del tiempo regular de familia en un lugar especial.

Encuentra inspiración en lo que amas.

Personaliza tu espacio sagrado. Elige qué sabe, suena, huele, luce y se siente bien para ti. Escoge objetos que te den energía, que te inspiren o te ayuden a entrar en el ritual de tu meditación, del yoga, de la oración o de otras prácticas sagradas.

También considera utilizar un biombo, cortina u otro límite para hacer que tu espacio sagrado se sienta más contenido, relajante y personal.

Crear un espacio sagrado puede ser algo que hagas una vez en tu vida o cada día, solo o con tus seres amados.

Aquí hay algunas ideas, ¡Ponte creativo(a):

Rituales de estación para celebrar y conmemorar:

  • Cambios de estaciones
  • Movimientos del sol, la luna y de las estrellas.
  • Finales y principios de cualquier tipo
  • Aniversarios y ocasiones especiales

Acontecimientos específicos de una sola ocasión:

  • Para consagrar un nuevo espacio o transformar el que existe
  • Para celebrar una relación o un éxito
  • Para aclarar una decisión importante o cambio
  • Para estar más presente o para hacer más consciente cualquier aspecto de tu vida

¿Dónde debes colocar tu espacio sagrado?

Un único objeto puede incrementar la consciencia de tu espiritualidad y la conexión con lo que es sagrado para ti. Un cuarto entero puede llevarte a tu yo más profundo.

Puedes crear tu espacio sagrado:

  • Donde lo puedas ver, frente a tu cama, escritorio, sofá o frente a la mesa de la cocina.
  • Donde puedas ir y venir: umbrales, entradas o pasillos
  • En todos los cuartos: ya sea un sólo objeto, un arreglo, un altar o el cuarto entero
  • Donde tengas espacio. Si no es todo el cuarto, entonces la esquina de uno o incluso en el closet.
  • En un área retirada como en un cuarto sobrante o en la esquina de tu recámara, cuando lo que quieres es estar en un retiro seguro, especialmente para la meditación
  • En el jardín, dentro o afuera de la casa, cuando la voz de la naturaleza es lo que necesitas

¿Qué tipo de artículos debes incluir en tu espacio sagrado?

Éste es tu espacio personal. Tira las paredes si es necesario. ¿Qué te llama, qué te inspira, qué te mueve?

  • Recuerdos: artículos personales que son significativos para ti
  • Talismanes: símbolos de paz y de seguridad
  • Arte visual: tuya, de tus amigos, tarjetas postales u obras famosas
  • Fotografías: de tus seres amados o de lugares especiales
  • Estatuillas: símbolos tradicionales de energías divinas y protectoras
  • Piedras y conchas: objetos que retengan recuerdos de lugares especiales
  • Velas e incienso
  • Color, luz, textura, telas, alfombras, espejos, fuentes, campanas
  • Plantas, flores y otras cosas vivientes
  • Instrumentos musicales y CDs favoritos
  • Herramientas de adivinación personales: I Ching, Tarot, Runas
  • Textos sagrados o palabras de sabiduría de cualquier creencia o de todas

Usa el poder de tu intuición

Ya se que tu vida sea cosmopolita, urbana o rural, sea como sea tu hogar, departamento, estudio, etc., puedes crear un lugar especial para simple reflexión, meditación tradicional, para rituales y ceremonias.

Todo empieza con el deseo dentro de ti por crear algo hermoso. Recuerda que este espacio es tuyo. Honra lo que tu corazón desea. Confía en tu intuición para mostrarte donde ponerlo, qué incluir en él y cómo usarlo. Repítete, «El cambio soy Yo» y crea, ese espacio sagrado es una extensión de tu Ser.

2 thoughts on “Creando un espacio sagrado en casa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Name *