Por Juan Ordóñez

estrés laboral

Hay tantas cosas que tenemos que manejar hoy en día que literalmente vemos como nuestra energía se escapa como agua entre los dedos, lo que ocasiona que poco a poco vayamos perdiendo las fuerzas, los ánimos y por supuesto control, cuando esto sucede es que el estrés ya se ha apoderado de ti.

Felizmente no tienes que vivir cerca de un spa o acudir a terapia para salir avante en la situación. (Claro que es muy recomendable en la medida de tus posibilidades el hacerlo.) Mientras tanto, te ofrezco 3 técnicas de fácil implementación que puedes tomar en consideración.

1.- En la oficina, practica flexiones frontales en tu silla para someter al estrés.

La oficina es el mejor lugar para poner en práctica estás simples medidas pues es el lugar dónde más nos estresamos. Aquí es donde nos aprietan todos los botones habidos y por haber ya que las expectativas personales y de otros sobre nuestra persona están en juego.

Así que la próxima vez que tu jefe te grite, la computadora se bloquee, la impresora se atore, el teléfono no pare de sonar, puedes utilizar la siguiente técnica: toma un par de minutos para respirar profundo 5 a 7 respiraciones harán la magia, acto seguido y manteniendo tu respiración profunda simplemente descansa tu pecho sobre tu regazo, en la medida de tus posibilidades, y deja que tus brazos caigan libremente paralelos a tus pantorrillas, tu cabeza entre tus rodillas y/o muy cerca de ahí. Hazlo por 2 o 3 minutos y notarás como la calma regresa a ti y las opciones para dar solución a tus «problemas» llegan con más facilidad.

2.- En las reuniones: utiliza mantras para enviar la tensión fuera de ti.

Se pensaría que las reuniones de trabajo son mucho enfoque y trabajo en equipo, desgraciadamente no siempre es así, por lo que cuando necesites que regrese la calma y relajación, trata de hacer una lista de las cosas que detonan tu reacción de estrés, así cuando ya estés inmerso(a) en la interacción, comienza a repetir un mantra,palabra, frase o texto, que al ser recitado y repetido va llevando a la persona a un estado de profunda concentración y relajación. Repite tu mantra mientras respiras rítmica y profundamente cada vez que sientas los embates del estrés: respirar profundo ayuda a tu cuerpo a relajarse, mientras que el mantra le da a tu mente algo en qué enfocarse, alejándola del detonante y por lo tanto calmando la reacción.

Esto te dará nuevas ventanas de oportunidades para actuar, en vez de enojarte. Verás que tus reuniones pasarán de sobrevivirlas, a disfrutarlas.

3.- Donde sea y cuando sea, simplemente respira.

El estrés puede ser disuelto, en serio, con simples respiraciones, no cualquier respiración, hay que enfatizar. Pues cuando sostienes la respiración y/o respiras de manera superficial (típico en una reacción de estrés), tu diafragma no tiene la oportunidad de expandirse, y cuando esto sucede, manda un mensaje a todo el cuerpo diciendo que hay peligro inminente y que hay que prepararse para lo peor. Pero cuando haces respiraciones rítmicas y profundas, tu diafragma se infla hacia abajo, haciendo espacio para que tus pulmones se expandan y gentilmente presionen y masajeen tus órganos abdominales, diciéndole al resto de tu cuerpo que todo está bien.

Cuando haces pausa para, aunque sea, tomar una respiración profunda, le das a tu ser la oportunidad de reflexionar antes de reaccionar y así disminuyes la posibilidad de que dicha reacción atormente tu vida, y mientras más lo hagas, más te relajarás y te volverás capaz de resolver los conflictos de la vida, en vez de dejar que te hagan pedazos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Name *