Somos conocidos por muchos nombres, los índigo, los cristal, los diamante, semilla de estrellas, los niños arcoíris, que hace dos décadas estaban en boom. Ahora, algunos nos han mal calificado como “Altamente Sensibles”, o nos catalogan como tipo de personalidad INFJ (introversión, intuición, sentimiento, juicio).

Pero lo más común para nosotros, hoy en día, es ser llamados Raros. Sobre todo entre la juventud. Sin importar cómo nos llamen, nuestra visión es la misma: terminar con el dolor, con el sufrimiento, con la injusticia, contribuir a que la humanidad viva en armonía, que realmente vivamos y no simplemente sobrevivamos.

Los Émpatas somos conductos, receptores y canalizadores de las energías del entorno y del reino espiritual, sabemos lo que sientes, lo que ocultas, tus verdaderas intenciones. Es decir, tenemos la capacidad de percibir las energías/emociones del entorno con una intensidad indescriptible.

¿Cómo saber que soy un Émpata?
Aquí algunas características de un Émpata:
• Sentidos agudos. 5 sentidos muy desarrollados.
• Aguda percepción de su entorno. Saben lo que los demás están sintiendo física y emocionalmente. Aunque la mayoría de las veces lo toman como suyo.
• Sus intereses siempre van después de los demás.
• Enfocados a la justicia social y su cambio. Defensores de las causas justas, siempre protegiendo a quien consideran desvalido.
• Mente abierta.
• Suelen ser lastimados (emocionalmente) con facilidad.
• Evitan el conflicto. Las discusiones o situaciones conflictivas aún por radio, televisión o cine, los abruma.
• Lloran con facilidad dada la intensa carga emocional que pueden percibir.
• Se sienten nerviosos o ansiosos en la presencia de mucha gente, o lo que ellos consideren multitud.
• Las personas se sienten seguras y en confianza junto a ellos y se abren totalmente, aún cuando no los conozcan.
• Creativos y solucionadores de problemas.
• La música, las artes en sí, los lleva a centrarse, por lo que es muy importante para ellos.
• Tienen un contacto especial con los niños y el reino animal.
• Tienden a la solitud y muchas veces son catalogados de introvertidos.
• Interés en lo metafísico, místico y espiritual.
• Habilidades psíquicas muy desarrolladas. (clariaudiencia, clarividencia, premonición, etc.)

Ser un Émpata es abrir nuestros corazones de tal manera que sentimos lo que los demás sienten en nuestros propios cuerpos, lo que nos granjea increíble compasión por los demás y profundas habilidades sanadoras, pero pagando un precio muy alto al saturarnos de las energías y emociones del entorno, por lo que es necesario desarrollar o aprender técnicas que salvaguarden nuestras capacidades, estableciendo límites sanos. Créeme que ignorar tus habilidades, despreciarlas, o no darles importancia, no las hará desaparecer y al paso del tiempo, vivirás tu vida como una maldición, pero si integras estas capacidades y abrazas tu potencial, te ayudará a transformarlas en el hermoso regalo que realmente son.

Los Émpatas somos soñadores e idealistas, contamos con este Súper Poder, de manera “accidental”. Muchos pasamos nuestros primeros años de vida llenos de duda e inseguridad, complaciendo a los demás. Pero cuando nuestra zona de confort se viene abajo por el inevitable enfrentamiento con nuestra sombra. Nuestros métodos de rescate son ineficientes para hacernos felices. La depresión se hace presente y los sentimientos de no ser nada, de estar descompuestos, mal hechos, o rotos, se hacen presentes. Pero si reunimos el valor y el coraje para mostrarnos, nos embarcaremos en la búsqueda hacia el descubrimiento de nuestra verdad, la sabiduría y el amor. Y cuando esta aventura inicia, no hay vuelta atrás para un Émpata, pues cuando los soñadores nos unimos, el mundo empieza a girar en la dirección correcta.

Descarga el Ebook “Émpata” con mucha información que te ayudará a entender e integrar más de lo que eres.

¿Quieres llevar tu potencial al máximo?

Yo puedo ayudarte...

¿Quieres recuperar tu pasión por la vida?

Yo puedo ayudarte...